f

Visitas:

1907102

Todos deberíamos ser feministas

En 2012, Chimamanda Ngozi Adichie dio una conferencia para TedTalks bajo el título Todos deberíamos ser feministas. Hay quienes todavía creen que ser feminista es lo opuesto al machismo. Pero no. El feminismo es aquello que busca equidad de género. No busca derrocar al hombre, pero sí al patriarcado. No busca eliminar al hombre de la faz de la tierra, al machismo sí. 

El machismo afecta más a los hombres de lo que comúnmente se cree. Esto no va en comparación con cómo afecta el machismo a las mujeres. Simplemente busca enlistar cómo esto afecta a ambos géneros. Las razones por las que Todos deberíamos ser feministas son muchas. Y entre ellas, hay varias que ayudarían a los hombres a vivir mejor.

Lee: Conoce el castigo prehispánico para los violadores

El machismo propone e impone modos de ser mujer y modos de ser hombre. Un hombre puede tener más privilegios el simple hecho de ser hombre, y el hombre, justifica que la mujer también tiene privilegios “si ellas quieren”. Usualmente, esta aseveración va en torno a ofrecer sexo de por medio para alcanzar un beneficio que usualmente tiene el hombre, por el mero hecho de ser hombre. 

Lee: Historias detrás del tabledance más famoso de Tijuana

Ser feminista no es solo cosa de mujeres

La lucha contra el machismo es eliminar un síntoma social que enferma a las personas de actitudes no conscientes que pueden provocar daño a sí mismos y a quiénes le rodean. 

Luchar contra el machismo importa porque esto reduciría las víctimas de feminicidios. También habría menos feminicidas. Y también, habría más hombres salvados de su propia violencia. No pienso justificar a todos los hombres que han violentado. Sabemos que no todos matan, que no todos violan, que no todos son machistas. Pero, ¿qué haces cuando en tu círculo social alguien hace una broma machista? El problema no es solo saber identificar el machismo o los comentarios misóginos. Si no ponerles un alto cuando se les deba poner un alto. Y ese momento es al instante. Porque quizá nuestro amigo no se convierta en feminicida por un chiste, pero a oídos de los otros, ¿qué tal si sí?

Un hombre jamás podrá reconocerse como machista si no reconoce el machismo como problema. Y el hombre jamás podrá saber que el machismo le afecta si no obtiene información que le ayude a entender cómo esto le ha venido dañando a lo largo de su vida. Es por eso que todos deberíamos ser feministas.

Desde competencias absurdas que pueden poner en riesgo la vida de un hombre, como por ejemplo: competencias para ver quién pega más fuerte, o concursos para ver quién puede comer más, o premiaciones para ver quién corre su vehículo más rápido en una competencia clandestina.

El machismo le da privilegios al hombre, a costa de sacrificar algunas cosas como su estabilidad emocional y económica. El hombre mismo se siente con la obligación de pagarle la cuenta a la mujer con la que está saliendo. El hombre se prohíbe de llorar y juzga de débil a quien lo hace. El sufrimiento del hombre se justifica con frases pobres como “Los hombres no lloran”. 

Lee: ¿Qué es la ley Olimpia?

Todos deberíamos ser feministas: Cómo el machismo afecta a los hombres

El machismo afecta a los hombres en escenarios muy comunes. Desde niños escuchamos frases que nos enseñan a reprimir las emociones como “Los hombres no lloran”, o que nos refuerzan la idea de la violencia como solución, o para intensificar la fuerza de un golpe, por ejemplo “Pegas como niña”.  ¿Quién dijo que las niñas no son lo suficientemente fuertes como para desmayarte con un golpe? Igual no tienen nada que comprobar. 

  1.  El machismo no permite que los hombres expresen sus sentimientos

Las frases como “Los hombres no lloran” o “Los hombres no deben ser cursis” pueden ser las más graves de todas. Todas las personas pueden expresar sus sentimientos a través del llanto, de la palabra, de la música. También pueden amar las películas de romance y hasta llorar con ellas. Llorar sana a las personas, así como el expresar las emociones. Criar niños inexpresivos provoca adultos violentos porque cuando crecen y se enfrentan a las emociones, no saben cómo descargar sentimientos negativos ni cómo expresarse en sociedad. 

Un hombre que no se deja llevar por el machismo sabe reír, sabe amar, sabe llorar, sabe expresarse.

  1. El machismo no permite descubrir y disfrutar la sexualidad

Existen muchos hombres que fingen, ocultan y no disfrutan su sexualidad al esconderse detrás del clóset. Ya sea por miedo a ser juzgados por sus familias, se mantienen cautos de no demostrar su gusto por personas del mismo sexo. Esto solo provoca un estado de infelicidad que puede durar toda la vida. El machismo hace que los hombres no se permitan vivir plenamente. 

Por otro lado, existen otros puntos frágiles como la ubicación del Punto G en el hombre. Que por el miedo a sentirse humillados o que su masculinidad se ponga en riesgo, prefieren no arriesgarse a probar otras sensaciones que aumentarían su placer sexual, sin siquiera tener relaciones con otro hombre.

  1. El machismo hace que los hombres tengan miedo a hacer cosas que son consideradas “exclusivamente” para mujeres

En conclusión, me gustaría citar la frase de Chimamanda Ngozi Adichie en Todos deberíamos ser feministas: La persona más probable de liderar no es la persona físicamente más fuerte; es la persona más creativa, la persona más inteligente, la persona más innovadora, y no hay hormonas para esos atributos. Un hombre tiene tanta probabilidad como una mujer de ser inteligente, creativo e innovador. Hemos evolucionado, pero me parece que nuestras ideas de género no han evolucionado”.

Los avances tecnológicos no servirán de nada, las innovaciones tampoco si no lo hacemos a la par con nuestras ideologías. 

Post tags:

Alejandro Carcaño también es Un psicoanalista. Escritor de Monterrey, amante de la cerveza oscura y del café. Colaborador en folkU.com

Post a Comment

You don't have permission to register