Un hoyo negro supermasivo está extraviado

22/12/2020
Publicado por: Carlos Alemán

Un hoyo negro supermasivo está extraviado, ya hemos enviado su información y señas particulares a Canal 5, sin embargo, la búsqueda continúa. La verdad después del chiste nostálgico, es que el universo tiene montones de cosas increíbles e interesantes af y quizá una de las más sorprendentes sean los Agujeros Negros. Esas conglomeraciones bestiales de materia supercomprimida capaces de alterar la luz y la gravedad. 

Sin embargo, los científicos están perdiendo la cabeza porque aparentemente, se extravió uno de estos hoyos negros supermasivos. En el centro del cúmulo de galaxias Abell 2261 debería descansar uno de estos ejemplares, pero no es así. La bestia supermasiva estimada entre 3 mil millones y 100 mil millones de veces la masa de nuestro sol, aparentemente se ha ido de vacaciones.

Tal vez te interese: Encuentran fosfina en Venus, un indicador de posible vida

Dónde están los hoyos negros supermasivos

Estos monstruos de apariencia tranquila usualmente se encuentran en el centro de las galaxias devorando materia a su alrededor y liberando mínimas cantidades de energía a través de su borde. Incluso en el centro de nuestra galaxia se encuentra uno de estos agujeros negros, pero al menos no está perdido en este caso. Claro, dependiendo el tamaño de la galaxia será el tamaño estimado del hoyo negro. Abell 2261 se encuentra a 2,700 millones de años luz de distancia y su galaxia central es bastante grande, por lo que el correspondiente agujero negro, debería serlo igualmente. Pero por alguna razón, este hoyo negro supermasivo está extraviado.

La búsqueda mantiene constante vigilancia sobre Abell 2261, la galaxia ya ha sido estudiada por varios instrumentos de observación durante varios años. El Telescopio Subaru, el Telescopio Espacial Hubble y el Observatorio de Rayos X Chandra ya lo han observado con detenimiento. En el caso de Chandra, buscaron rayos X producidos por materia siendo devorada por el agujero negro, pero no hubo éxito. En el lugar donde debería estar el hoyo negro supermasivo extraviado no había materia emitiendo rayos X.

Galaxia Abell 2261
Fuente: nasa.gov

Ondas gravitacionales

Sin embargo, si Chandra no podía encontrar materia siendo absorbida sí podría buscar señales de movimiento. No hablamos de movimientos de cuerpos celestes como rotación o traslación, sino del agujero negro siendo desplazado. Pero ¿qué podría obligar a moverse a uno de los fenómenos espaciales más densos y pesados conocidos? Si bien, no conocemos (aún) una fuerza capaz de hacer retroceder a un hoyo negro, sí podría tratarse una fusión, algo que en teoría, podría desplazar a uno de estos gigantes.

Una fusión es un evento colosal y dramático. Cuando dos galaxias se fusionan, eventualmente, los agujeros negros en su centro también lo hacen. Al unirse estos monstruos devoradores de materia, generan algo llamado ondas gravitacionales. Si estas ondas se distribuyen uniformemente en todas sus direcciones, el o los hoyos negros mantendrían su posición. Pero si las ondas gravitacionales están distribuidas de forma anormal, podrían desplazar al nuevo hoyo negro hacía otra posición. Un evento de estas características bien podría haber cambiado la ubicación del protagonista de nuestra búsqueda.

Esta posibilidad llamada “agujero negro en retroceso” es hasta hoy, meramente teoría. Dado que no se había podido observar “en campo” hasta hoy. Pero en caso de ser cierto y confirmarse, los científicos no sólo confirmarían la teoría, sino que podrían estudiar las ondas gravitacionales más a fondo con esta información.


Sigue leyendo: Vemos por primera vez imágenes de un Agujero Negro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *