Subir

Tarahumaras: los corredores de la sierra

Piernas de un Tarahumara

Los Tarahumaras (Rarámuri) se originan en el estado de Chihuahua

Son famosos por su capacidad para correr largas distancias.

Originalmente habitantes de gran parte de Chihuahua, los Rarámuri se retiraron a las altas sierras y cañones a la llegada de los invasores españoles en el siglo XVI.

Nacidos en Chihuahua, en la Sierra Madre Occidental, rodeados de barrancas, peligrosos cañones, acostumbrados a un clima radical, con calores sofocantes y fríos insoportables, esta condición acabaría con cualquiera, pero rendirse no es una opción, son los rarámuris o tarahumaras, quienes desde hace siglos conservan sus tradiciones, la más importante, su pilar de vida: correr.

La palabra Tarahumara es simplemente una traducción en castellano del término Rarámuri. Los integrantes de la etnia que son mestizos se les llama chabochi, que significa ‘’los que tienen barbas’’

En 1606 llegaron misioneros jesuitas que los evangelizaron, pero en 1632 su presencia y la evangelización provoco que los pueblos se levantaran su contra y cobro la vida de 2 religiosos, lo que origino represiones por parte del gobierno de aquella época, por ese motivo huyeron y se internaron en las barrancas.

El tribe de Raramuri por un fuego
FUENTE: Instagram @sotolraramuri

En la tribu se conciben a ellos mismos como ‘’los de los pies alados’’, correr está en sus venas, les dota de felicidad y sentido a su existencia, estos legendarios corredores han destacado en largos maratones de hasta 160 km, siempre en huaraches, no importa el terreno.

Entrenadores y corredores de todo el mundo han mostrado su fascinación, mientras algunos atletas utilizan un calzado deportivo más sofisticado para prevenir lesiones, los rarámuris en ocasiones lo hacen descalzos, pero a la hora de competir prefieren algo más sencillo, sandalias hechas con cuero y suela de llanta.

Lorena Ramirez running to 3rd place in traditional dress
Lorena Ramirez corriendo al 3er lugar en vestimenta tradicional durante el Tenerife Blue Trail. FUENTE: Instagram @iancorlessphotography

Ha sido tanto el asombro que los han estudiado científicamente, Daniel Lieberman medico de Harvard llego a la conclusión que la mayor virtud de corredores indígenas es que apoyan con la parte delantera del pie en lugar del talón. Se comprobó que los tarahumaras tienen arcos más altos y firmes debidos al calzado que usan, en cambio muchos tenis modernos reducen el esfuerzo de los músculos del pie.

Su entrenamiento es diario, son capaces de recorrer mas de 30 kilómetros de arduos terrenos, barrancos, desniveles mientras realizan sus actividades cotidianas o para comunicarse con otras tribus. Estudios reflejan que la altitud en la que se encuentran les da una ventaja a la hora de hacer maratones.

Un claro ejemplo es Lorena Ramírez, quien a sus 23 años ha puesto en alto el nombre de los rarámuris, ha ganado cinco ultramaratones, en 2017 viajo a Japón para participar en una carrera de resistencia de montaña, también logro el tercer lugar en la competencia Cajamar Tenerife Bluetrail, en la que participan dos mil 400 corredores de todo el mundo.

Los Raramuris en los Olímpicos
FUENTE: Internet

Las olimpiadas de Amsterdam

En las Olimpiadas de Ámsterdam de 1928 participaron dos corredores tarahumaras, al cruzar la meta exclamaron que había sido muy corto,  unos años atrás habían sido invitados a correr un maratón con esa distancia, los hombres se negaron, advirtiendo que “solamente mandarían mujeres pues ningún hombre digno correría tan poquito”. A pesar de sus capacidades no ganaron, quedaron en los lugares 32 y 35, demostrando que correr rápido no es su objetivo, sino correr distancias muy largas para disfrutar. Se dice que hubo detalles que el gobierno mexicano no contemplo, como el hecho de que los rarámuri corrían descalzos y en la carrera fueron obligados a usar tenis, incómodos para su recorrido.

‘’El que no aguanta, no vale’’

Para los tarahumaras hay una carrera tradicional, carrera de bola, en la que participan hombres, mujeres, niños y niñas, se apuestan ropa, comida, dinero, animales, cobijas, pieles, entre otros artículos. Los ganadores celebran, los que pierden también, una de las características de esta tribu es la solidaridad, por eso al terminar se organiza una ceremonia para mostrar su afecto.

Con frases como ‘’Para vivir hay que ser resistentes’’, ‘’El que no aguanta, no vale’’, “Weriga, rarámuri, weriga” (Rápido, rarámuri, rápido) motivan a los niños, a cumplir el sueño de ser grandes corredores, pero lo mas importante, a darle el valor que merece.

Malinalli es estudiante de medios internacionales y escritora profesional para varias publicaciones, se especializa en periodismo de investigación pero también disfruta creando contenido de estilo de vida a partir de sus experiencias e intriga.