f

Visitas:

1825470

Rosalía Lombardo: La Bella Durmiente de la vida real

  • Rosalía Lombardo momificada a petición de su padre debido a su prematuro fallecimiento, anterior a sus dos años de vida.
  • Se le apoda La Bella Durmiente, debido al impresionante estado de su cuerpo, incluso a casi un siglo de su muerte.
  • Muchos afirman que Rosalía aun es capaz de abrir y cerrar los ojos.
  • Según científicos, sus órganos, incluidos su cerebro, se han mantenido casi en perfectas condiciones.
  • Muchos la consideran la momia más bonita del mundo. 

La historia de Rosalía Lombardo entrelaza conceptos tan antagónicos como lo es la vida y la muerte, lo prematuro y lo perpetuo, la belleza y… ¿las momias?

Rosalía Lombardo nació el 13 de diciembre de 1918 en Palermo, hija de Mario Lombardo y María Di Cara, quienes le amaban enormemente. Es por eso que cuando la pequeña Rosalía, fallece el 6 de diciembre dos años después de neumonía, sus padres toman una decisión. 

Entre el amor y el duelo, Mario Lombardo acude a Alfredo Salafia para solicitar que preserve la belleza de su pequeña hija para poder verla así de hermosa siempre. 

Empleando novedosas técnicas no vistas en su época y comparables con las empleadas por los egipcios, Alfredo Salafia logra lo que muchos consideran un milagro. Pasados ya casi 100 años de su muerte, el rostro de Rosalía se conserva en impresionantes condiciones, por lo que es apodada La Bella Durmiente. 

La momia más hermosa del mundo

Las momias son un testimonio del pasado, encapsuladas en el tiempo. Lo que normalmente se perdería en el paso de los días, meses u años, queda suspendido, como en pausa. Así, las momias se vuelven entonces un recordatorio para los vivos de lo fugaz de nuestra existencia y, a la vez, de nuestra capacidad de permanencia.

Tras ser embalsamada, Rosalía fue trasladada a la Capilla de los Niños de las catacumbas de los Capuchinos de Palermo en Sicilia, al sur de Italia, para poder ser visitada tanto por familiares locales como extranjeros.  

Dichas catacumbas se encuentran bajo la Orden de los Hermanos Menores Capuchinos, un cementerio en el siglo XVI, en el que los frailes excavaron criptas subterráneas para el sepelio de ellos mismos. Sin embargo, con el paso de los años las familias palermitanas también solicitaron que sus familiares fallecidos fueran depositados en las mismas.

Estas catacumbas contienen aproximadamente 8,000 momias y están divididas en secciones: sacerdotes, niños, vírgenes, frailes, profesionales, hombres, mujeres y ancianos. 

Las catacumbas se han convertido en una atracción turística de Palermo, en parte por curiosidad que ha inspirado la momia de Rosalía Lombardo.

¿Cómo fue posible?

Recientemente un equipo de investigadores del Instituto de Momias y Hombre de Hielo de Bolzano, encabezados por el bióantropologo Darío Piombino-Mascali ha tenido acceso a las notas personales de Alfredo Salafia para descubrir la técnica empleada por el embalsamador que no reveló en vida.

Luego de drenar la sangre del cuerpo de Rosalía, Salafia utilizó técnicas milenarias como las que usaban los egipcios, así como la mezcla de aceites y especias que protegieron el cuerpo de la descomposición natural.

La fórmula consistía en una mezcla de formol diluido en agua saturada en sales de zinc, esto actuó como desinfectante, eliminó las bacterias y permitió que el exterior del cuerpo de Rosalía se mantuviera rígido. 

También incluía la inyección de un compuesto ácido salicílico que acaba con los hongos y alcohol, para secar el cuerpo y facilitar el proceso de momificación. Finalmente, tratar la piel con glicerina, para prevenir que los tejidos corporales se secaran demasiado. 

Otros factores claves para la preservación del cuerpo de Rosalía fueron el clima seco de las catacumbas y la aplicación de parafina disuelta en éter en el rostro para favorecer la conservación.

Aunque el impresionante trabajo de Alfredo Salafia no queda en un bonito exterior.

Un reciente estudio con rayos X demostró que los órganos de Rosalía, incluido el cerebro, se encuentran casi en perfectas condiciones.

Sigue abriendo y cerrando los ojos

Algunos de los visitantes de las catacumbas empezaron a notar un hecho particular en los ojos de Rosalía. 

La momia de la Bella Durmiente de pronto no se veía tan “durmiente” en las horas del día. Incluso parece que abre sus ojos en la tarde y los cierra de noche.

Según los especialistas, el fenómeno se da debido a una ilusión óptica producida por la luz. En cualquier caso puede verse cómo en algunas de las fotos de la niña sus ojos se ven ligeramente abiertos. 

Para demostrar este proceso inexplicable en los ojos de Rosalía, se instaló una cámara con la técnica de time-lapse. En ésta, claramente se podía ver cómo durante un período de doce horas, sus ojos se abrían y se cerraban. 

Mientras que algunos secundan las explicaciones de los expertos sobre el hecho, hay muchas y muchos escépticos también que consideran estas justificaciones poco satisfactorias. 

¿Se trata de un milagro o una reencarnación?

El inquietante hecho de que Rosalía abra y cierre sus ojos también se ha atribuido a una especie de milagro. Sí, como leíste, un milagro testimonio de las supuestas capacidades sobrenaturales de Rosalía.

Para algunos, Rosalía es la reencarnación de la santa patrona de Palermo, que coincidentemente comparte su nombre con ella: Santa Rosalía de Palermo.

Fragmento: Santa Rosalía en la Gloria, por Anthony van Dyck (1624)

¿Quién fue Santa Rosalía de Palermo? 

Llamada cariñosamente “La Santuzza” (“La Santita”, en idioma siciliano) por causa de su pequeña estatura, es considerada la santa protectora contra enfermedades infecciosas, la peste y para recibir auxilio y protección en momentos difíciles. 

En 1624, siglos después de su muerte, un cazador aseguró haber sido guiado por la mismísima Rosalía de Palermo hasta sus restos. 

Según los creyentes, luego de que los supuestos restos de Santa Rosalía fueron paseados por la ciudad, la peste que tenía años asolando Palermo cesó. El milagro se le atribuyó a la santa y se le construyó una basílica en la cueva donde los restos fueron descubiertos.  

Sin embargo, en 1825, el geólogo británico William Buckland visitó la ciudad con su esposa por su luna de miel e hizo una parada en las grutas donde se encontraban los restos de la santa, a lo que hizo la observación de que parecían provenientes de una cabra, más que de un ser humano. Dicho incidente ocasionó que los restos fueran retirados de la vista del público. 

Mientras que a la fecha los supuestos restos de Santa Rosalía no permiten el estudio de científicos que puedan confirmar o negar su autenticidad, bien menciona Peter Manseau, un escritor conocedor en reliquias, que la autenticidad reside más en su poder espiritual como religioso. 

Dato curioso: En el 2020, Santa Rosalía fue invocada por las ciudadanas y ciudadanos de Palermo que pidieron por su intervención para protegerles del COVID-19.

¿Tú qué opinas?

Licenciada en Artes, de cabello rosa. No binaria y feminista, geek y otaku. Entusiasta del horror en sus diferentes formas, desde folclor hasta videojuegos.

Comments
  • Marcela Cano

    Muy interesante
    Y escalofriante

    septiembre 1, 2020
  • Victoria Cano

    Pensé que les sacaban los órganos!!!!!

    septiembre 1, 2020
Post a Comment

You don't have permission to register