Subir

Casas prefabricadas: no construyas, ensambla

Los módulos son piezas que se ensamblan, lo que recuerda un poco a Lego.

Las estructuras se hacen de varios materiales para proporcionar aislamiento térmico y sonoro.

Puedes diseñar tu casa para aprovechar la luz, el viento, la lluvia y la vista. Bien hecho, representa un gran ahorro de tiempo y dinero frente a una tradicional.

Su duración y resistencia está más que comprobada.

Por nuestra cultura y ubicación, estamos acostumbrados a ver edificios a base de concreto, bloques, varilla y demás. Claro, asociamos estos materiales a durabilidad y seguridad, algo que buscamos en todo aspecto de la vida. Pero también es más caro y tardado de construir, cosa que irónicamente, también asociamos con la idea de buena calidad.

Pero hey, “work smart not hard” y esta frase se aplica a la perfección con lo que verás a continuación. Las casas prefabricadas y armadas en sitio.

Primero hay que abordar el concepto de “prefabricado”. En este caso, se refiere a las partes que constituyen la edificación como paredes, techo y puertas.

Estas piezas son fabricadas en varios lugares dependiendo de si se utiliza concreto, acero, madera, etc. Al momento de que todas las piezas están terminadas y listas para  transportarse tendrás un avance de entre 80% y 90% de tu próxima casa.

Ahora, ya aclarado el primer mito, iremos con el segundo sobre su resistencia y durabilidad. La idea de que una casa prefabricada o modular sea débil frente al clima, adversidades o el tiempo, es igualmente falso. Estos modelos están hechos de materiales duraderos, resistentes y de buena calidad que fácilmente resisten el sol, la lluvia, el invierno y demás adversidades.

Por nuestra cultura y ubicación, estamos acostumbrados a ver edificios a base de concreto, bloques, varilla y demás. FUENTE: pixabay.com

Por otro lado, este tipo de construcciones en realidad no se diferencian de los edificios construidos de forma tradicional. Una vez ensamblada, detallada e instalada no logra distinguirse del resto. Y de hecho, sigue acumulando valor con el tiempo de la misma forma que lo hacen las tradicionales.

Tal vez una casa construida en partes y después ensamblada pueda sonar costoso, pero es todo lo contrario. Para crearla primero debe ser diseñada conforme a tus necesidades, presupuesto y sobre todo, tu gusto. De esta manera puedes elegir entre dos o tres habitaciones, entre una cocina más amplia o una cómoda sala de televisión, entre una terraza para reuniones o un estudio si trabajas en casa. Y el costo dependerá del tamaño a cubrir, de los módulos a fabricar, materiales y acabado. Una vez que tienes el diseño tienes el costo también, entonces podrás decidir si prefieres omitir algo si se excede o bien, invertir un poco más en acabados o alguna comodidad extra.

Este tipo de construcciones en realidad no se diferencian de los edificios construidos de forma tradicional. FUENTE: pixabay.com

Otra de sus ventajas es que al momento de encargar el diseño puedes tener en cuenta varios factores como el clima a lo largo del año, tu ritmo de trabajo o incluso si existen necesidades especiales puedes encargar un diseño de completo acceso. Y esto es algo que la mayoría de edificios olvidan incluir en su funcionamiento, bastante atractivo ¿no? Y todo esto, representado en un ahorro de entre el 15% y 25% a comparación de una edificación tradicional.

Así que, básicamente, las casas prefabricadas representan un menor costo frente a las tradicionales, son más rápidas y fáciles de construir, porque solo necesitan ensamblarse en el sitio. Representan un menor impacto ecológico, son sumamente personalizables, su construcción requiere menos requisitos, aunque deberías revisar los permisos y legislación de este tipo en tu región. Y sobre todo, ofrecen muchas opciones en el gasto de energía, lo que representa un beneficio económico y ecológico, sobre todo por el actual panorama del mundo.

En México y Latinoamérica se ha vuelto un nicho con buen ritmo de crecimiento. FUENTE: pixabay.com

En México y Latinoamérica se ha vuelto un nicho con buen ritmo de crecimiento a comparación de lugares como Europa, Canadá y Estados Unidos donde ya es un estilo de construcción con muy buena aceptación.

Y por último, habrá que recordar que el hecho de que sean casas prefabricadas no significa que sean móviles, aún. Pero no te preocupes, porque este concepto ya está en desarrollo y seguramente muy pronto veremos algo al respecto.

Y tal vez, en algún punto del futuro la frase “hacer la maleta” tenga un significado muy diferente.

Foto Principal: pixabay.com

Diseñador Gráfico de profesión y gamer por elección. Sarcástico, de humor negro y un tanto geek. Me paso el día babeando por el concept art de videojuegos y probando apps para todo tipo de cosas."Eyes up, Guardian!" - Lucecita

ÚNETE A FOLKU - Crea contenido 100% original con sabor mexicano