Subir

Probé la demo de Anthem. Te cuento qué tal me pareció.

Portada del video juego "Anthem" de Electronic Arts

Acumuló 40 millones de horas de juego en ambas demos.

Combina importantes aspectos de otros títulos en uno sólo.

No contará con modo PvP en su lanzamiento.

Apuesta por el largo plazo con etapas de DLCs

Anthem es el más reciente título de la autoría de BioWare, responsables de Mass Effect y Dragon Age y distribuido por Electronic Arts.

Fue anunciado en la E3 de 2017 con fecha de lanzamiento para 2018 pero retrasado para marzo de 2019. Después aparecería EA anunciando que no se publicaría en marzo, sino en febrero de 2019, el 22 de febrero para ser exactos.

Ambiciosa libertad.

Creo que sería la mejor forma de definir este juego, dado lo que experimenté en la pasada demo en mi ya veterano Xbox One. La verdad es que no planeaba probar el juego, tal vez ni siquiera dedicar un tiempo a investigarlo para saber cómo iba. Pero los rumores hicieron mella en mi, rumores de que Anthem tenía el potencial de desplazar a Destiny.

Así que aquí estoy, montado en una Alabarda sobre la cascada de un acantilado, contemplando semejante vista.

Aquí estoy, montado en una Alabarda sobre la cascada de un acantilado, contemplando semejante vista.

¿De qué trata Anthem?

Lo que pensé en mis primeros movimientos por el mundo abierto fue “esto es como Iron Man en Pandora de Avatar” pero con el paso de las horas mi sensación fue cambiando. Cambiando muchísimo.

Un mundo “dejado a medias por los dioses, quienes se desvanecieron de un día para otro” es lo que encontramos en Anthem, esto es sólo el punto inicial. La supervivencia y el combate a mi entera preferencia es el medio. Y el objetivo, bueno, es una demo así que no hay cómo saberlo.

“El himno es todo lo que queda del trabajo de los dioses y continúa transformándolo todo con desastres naturales y eventos catastróficos”.

Dicho esto, el himno es una energía creadora/transformadora canalizada por medio de reliquias, quién más reliquias posea más poder tendrá. Y aparece el Dominion, una facción militar que busca controlar esta energía para regir un mundo aún sin nombre.

Aquí es donde entra el librancero y sus alabardas. Se pueden hacer misiones, asaltos y contratos para la historia principal o secundarias. Los “freelancers” son una organización independiente y eso les da libertad de decidir de qué forma ayudar, de modo que la humanidad sobreviva y pueda hacerse un lugar en este mundo salvaje de criaturas tan increíbles como peligrosas.

FUENTE: ea.com

Fuerte Tarsis

Comencé en el Fuerte Tarsis, un lugar de pasillos estrechos e iluminación escasa, si acaso la necesaria. Una mirada rápida me deja apreciar el estilo y la cultura que crearon aquí dentro. Estos y otros detalles en los fondos de carga me recuerdan bastante al arte Mesopotámico. La alta tecnología mezclada con una cultura tan antigua me parece una combinación formidable.

Doy mis primeros pasos para revisar más de cerca y me encuentro con que casi todos los NPCs tienen la capacidad de interactuar, aunque sólo sea para expresar su opinión, pero eventualmente cambian de parecer según se altere la situación en el fuerte. Por otro lado, cada vez que regreso muchos de los NPCs se encuentran en otro lugar, teniendo otras conversaciones y con un buen oído, empiezo a vislumbrar una historia paralela debajo de estos detalles.

Los personajes de mayor relevancia en la historia me dan opción a responder de diferente manera a sus problemas e incluso me piden opinión sobre qué es lo próximo que deben hacer, esto altera el desarrollo de la historia, así que trato de mantenerme en el papel de héroe.

El fuerte no es extremadamente grande y hay muchas áreas no explorables (para la demo supongo) a la par que mencionan otros fuertes, así que no es difícil imaginar que habrá fuertes más amplios con nuevos secretos.

Alabarda Ranger de Anthem
FUENTE: Bioware

Las alabardas.

El gran momento ha llegado, tengo una misión asignada así que debo acudir a mi alabarda.

Al llegar a ella encuentro la fragua y me doy cuenta que puedo personalizar mi armamento y demás funciones para combate, me entretengo unos minutos con ello y paso a un menú al lado. Y mi sorpresa no puede ser mayor.

¡Puedo personalizar cada aspecto y detalle!. Me veo frente a seis menús con montones de opciones de colores, texturas, materiales y aspectos de la alabarda. Estoy tan emocionado que ni siquiera sé qué colores elegir y que no parezca una versión de Iron Man.

Tengo 100 monedas así que gasto algunas en un diseño de torso más robusto y un diseño de líneas especial. Al final tomo los colores que abundan en mis paredes y obtengo una alabarda en azul prusia con detalles en cromo y por supuesto, de aspecto nuevo.

El combate.

Aquí las cosas fueron extrañas, mis hábitos de juego no incluyen nada sobre ver la configuración de los controles, así que simplemente comencé a probar.

Esto de volar fue complicado al inicio, pero una vez que entendí la mecánica fui capaz no sólo de volar (y aterrizar) correctamente, sino que lo volví parte de mi estilo de ataque de una forma bastante intuitiva.

Y eso es lo interesante de la dinámica de combate con las alabardas, que se vuelve muy dinámico y ágil en todo sentido.

La forma de combatir es bastante libre y te permite abordar un objetivo desde cualquier punto, de verdad, desde cualquiera. Las armas se sienten bien desarrolladas, el loot parece balanceado y los enemigos son suficientemente complicados para pensar dos veces en atacar a la brava.

El mundo.

Hay eventos públicos aleatorios con un loot que vale la pena obtener, un montón de zonas explorables y muchísimas screenshots con escenarios muy bien elaborados. Además, el mapa tiene rotación día-noche y cambios de clima como lluvia por dar un ejemplo.

A lo largo, ancho, alto y bajo del mundo abierto encuentro ruinas y vestigios de sucesos pasados, “las herramientas que los dioses dejaron olvidadas”.

Extrañamente, todo embona, y por más diferente que luzca, se siente como parte de un conjunto mayor. Ya sea una montaña o una cueva profunda, todo vibra con la misma nota de misterio y fantasía.

Alabarda Ranger y vista del paisaje.
FUENTE: Bioware

A lo largo, ancho, alto y bajo del mundo abierto encuentro ruinas y vestigios de sucesos pasados, “las herramientas que los dioses dejaron olvidadas”.

La historia.

Siendo una demo no esperaba que dieran grandes señas de lo que sería la historia. De hecho he visto a muy poca gente hablar sobre la trama principal que montaron en este universo y la opinión ha sido general. “Dejaron el mínimo de la historia en la demo para no revelarla”.

Esto aplicaría para la mayoría que estuvo un par de horas disparando y volando, pero no para mi.

En todos lados encuentro un pedacito de historia, y no sólo en el sentido de la trama. Dediqué horas y horas a exprimir esta demo, hice la misión y asalto de prueba por lo menos 11 veces, me perdí otras tantas en el juego libre y un par menos en Fuerte Tarsis.

Realmente es extenso y sólo es cuestión de prestar un poco de atención a lo que hicieron aquí, un puesto de exploración, un cargamento accidentado, ruinas, el fondo de un estanque, lo alto de un árbol. La historia está ahí, esperando.

Encuentro mi primer objeto y abre una entrada de “lore”. Lo leo y me sonrío, cualquier preocupación se va. Paso las siguientes 5 o 6 horas peinando cada zona, un objeto tras otro hasta que tengo los suficientes.

Los leo en orden y comienzo con mi rompecabezas uniendo piezas por su tiempo, personajes o eventos pasados. Al ver mi boceto de historia que Anthem nos narra decido dejar de buscar, no necesito más.

FUENTE: Bioware

Conclusión. ¿El bueno, el malo o el feo?

Como mencioné, mi principal preocupación era que Anthem podría desplazar a Destiny en un género en el que había incursionado desde hace años y no está mal la competencia, de hecho preferiría que esto motivara a Bungie a generar el contenido que como usuarios merecemos.

Pero esto sería poner a Anthem y Destiny en el mismo costal y no me parece lo correcto. Si bien ambos títulos tienen similitudes cercanas, también tienen diferencias bastante notorias. Anthem de momento no planea lanzar un modo pvp para centrarse en la calidad del contenido y de futuras expansiones y un pvp consumiría mucho tiempo en ajustes de balance.

Por otro lado, Anthem es muy libre en todo sentido de la palabra. Libertad en el estilo de combate, libertad en el estilo de la alabarda, libertad en el desarrollo de la historia, de TU historia, libertad de ritmo, libertad, libertad, libertad…

Lejos de quitarle algún “trono” a Destiny, creo que Anthem más bien puede forjar su propio trono con todo lo que han incluído en este universo aún sin nombre.

Creo que Anthem terminará siendo un must en la colección de todo amante de los RPGs y de aquellos que, como yo, sientan un enorme cariño por el arte in-game e historias que vayan un poco más allá de lo “necesario”.

Espero con ansias el lanzamiento y poder ser parte del futuro de este título que a pesar de mantenerse cauteloso en sus secretos, ha dado fantásticas señales de que dará de qué hablar.

Sólo me queda por decir “Muchas gracias BioWare”.

Evento público online en Anthem.
FUENTE: Bioware

Y tú, ¿tuviste oportunidad de probar la demo? ¿qué te pareció?

Diseñador Gráfico de profesión y gamer por elección. Sarcástico, de humor negro y un tanto geek. Me paso el día babeando por el concept art de videojuegos y probando apps para todo tipo de cosas."Eyes up, Guardian!" - Lucecita