f

Visitas:

1828675

Septiembre: el mes de AMLO

El desenlace de los acontecimientos que ocurrirán durante el mes patrio –informe presidencial, entrega del proyecto de presupuesto 2021 y la consulta popular para enjuiciar a los expresidentes- marcarán el futuro del sexenio del presidente Andrés Manuel López Obrador y su proyecto transformador del país.

Este martes con la entrega del segundo informe de gobierno comenzará lo que quizás será el mes más importante para el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Durante los próximos 30 días del mes patrio se presentarán acontecimientos que marcarán el gobierno de López Obrador de cara a las elecciones intermedias del 6 de junio de 2021.

No hay duda que septiembre será un mes de un gran protagonismo para el mandatario federal.

Hay mucho en juego.

El mes AMLO comienza mañana 1 de septiembre precisamente con el envío por escrito del segundo informe de gobierno al Congreso para cumplir con el mandato constitucional y con un mensaje que pronunciará el Ejecutivo en Palacio Nacional en una ceremonia con restricciones de invitados por la contingencia sanitaria.

¿Qué logros destacará?

El segundo año de López Obrador ha sido marcado por la pandemia que hasta el momento ha cobrado en el país más de 64 mil muertes.

La crisis sanitaria primero y luego la económica que vino con ella tambaleó el plan de AMLO de sentar este año las bases de la Cuarta Transformación.

Sin embargo, hay acuerdos que el gobierno lopezobradorista ha conseguido durante la emergencia sanitaria que tendrán un lugar destacado en el mensaje presidencial.

El caso Lozoya, que ha desatado el escándalo de corrupción más grande en la historia del país, será uno de los principales ejes del discurso de AMLO, junto con la entrada en vigor del T-MEC y la entrega de apoyos sociales a las personas más vulnerables de México.

El combate a la corrupción y la impunidad es la bandera insignia que enarbola este gobierno.

El exdirector de Pemex, desde que llegó a México como testigo colaborador de la Fiscalía General de la República, ha involucrado en acusaciones por corrupción a los expresidentes Carlos Salinas Gortari, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto.

El desenlace político de este caso será clave en el proceso electoral del 2021… si solo si la Fiscalía General de la República logra judicializar las acusaciones de Lozoya y evitar que este caso quede sólo como un escándalo mediático más.

Son precisamente ellos, los expresidentes, el objetivo de la 4T para llevarlos a un juicio a través de una consulta popular, cuyo plazo para solicitarla vence justo este mes: el 15 de septiembre, el Día del Grito de la Independencia.

En caso de que el partido Morena no consiga el millón y medio de firmas que se necesitan para plantear la consulta popular sobre los expresidentes, AMLO tiene la opción de solicitar este mes al Congreso la realización de este mecanismo de participación ciudadana establecido en la Constitución.

¿Lo hará?

El presidente ha adelantado que sí, a pesar que la consulta ha sido criticada por sus fines políticos y mediáticos por estar alejados a procesos legales.

El de López Obrador ha sido un segundo año que se ha caracterizado por la confrontación en las relaciones con los empresarios y con los gobernadores principalmente con los que integran la Alianza Federalista, bloque opositor que presiona por un nuevo Pacto Fiscal y ha manifestado en su desacuerdo con el manejo de la emergencia sanitaria.

Pese a esto el Gobierno de López Obrador ha conseguido acuerdos destacables este año.

Entre los principales está la iniciativa para reformar al sistema de pensiones de la mano con el sector empresarial y el convenio con las televisoras para reanudar el ciclo escolar a través de los canales de televisión abierta.

En el tema de seguridad un logro importante fue la detención hace un mes de José Antonio Yépez Ortiz, “El Marro”, uno de los principales causantes de la violencia que se vive en el estado de Guanajuato.

Las obras insignias de la 4T, la refinería de Dos Bocas, el Aeropuerto “Felipe Ángeles en Santa Lucía y el Tren Maya, avanzan pese a los cuestionamientos y recursos legales en su contra.

Pero es el tema económico lo que más preocupa a los mexicanos: más allá de los créditos otorgados y el adelanto de los apoyos sociales que entrega el Gobierno a los grupos vulnerables, no existe una estrategia federal para mitigar los efectos negativos que ha dejado la pandemia en el sector productivo que ha ocasionado que más de un millón de personas hayan perdido su empleo formal este año.

El próximo año, ha anticipado el secretario de Hacienda, Arturo Herrera, México vivirá la crisis más fuerte desde 1932.

El presidente comparte el pronóstico de su funcionario, sin embargo, es optimista.

“Lo importante es que vamos a salir rápido. No será una crisis prolongada. Hay indicios de recuperación”, dijo este lunes el presidente durante la conferencia mañanera.

“Estamos saliendo del hoyo en que caímos”.

En este contexto adverso el próximo 8 de septiembre el Ejecutivo enviará a la Cámara de Diputados el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación, que estará marcado por la caída de los ingresos y recortes importantes en fondos y programas para los estados.

El presidente ha descartado la contratación de deuda pública para hacer frente al recorte presupuestal.

La crisis sanitaria y económica poco ha afectado a la popularidad de López Obrador. Una encuesta de Simo Consulting, que publicó este lunes el periódico español El País, revela que el 65 por ciento de los mexicanos aprueban la gestión del presidente.

La buena imagen de López Obrador será un factor clave en las urnas del próximo 6 de junio, que decidirá el voto en las 15 gubernaturas en juego y la configuración del Congreso federal.

Pero también lo será el descontento social que irá aumentando entre los mexicanos derivado de la crisis económica en los tiempos del postCovid.

Post tags:
Post a Comment

You don't have permission to register