f

Visitas:

1833784

El renacer de la Poética

Sabemos que la poética de Aristóteles fue referente por mucho tiempo del teatro del siglo XVI al XIX.

De hecho, dramaturgos como Goethe a inicios del romanticismo proponía autores clásicos como renovación cultural o teatral. En sus obras, proponía la figura de Pedro Calderón de la Barca y a William Shakespeare.  En tiempos de Goethe el teatro estaba desgastado, hasta que se decidió impulsar una nueva estética al unirse con Friedrich Schiller, crearon el movimiento Tormenta e ímpetu y decidieron introducir las bases del futuro. 

En nuestro México del siglo XVI nació una figura  que sería referente en el teatro de su época Juan Ruiz de Alarcón, él fue contemporáneo  de Lope de Vega. ¿Por qué digo referente? Por la razón, que dramaturgos franceses (Pierre Corneille) e italianos (Carlo Goldoni)  fueron admiradores de Ruiz de Alarcón.

Ruiz de Alarcón introdujo un estilo moral y racional, ataco todo vicio y costumbre de su época.

Tal, y como pasa hoy en día en el teatro mexicano. Estamos ante el final de la posmodernidad. El teatro esta desmoralizado  e irracional, todo lo opuesto. Hay una desconexión entre los actores y directores. Las costumbres están completamente descompuestas.

Necesitamos rescatar los valores morales y espirituales. Que solo en la poética aristotélica existían. Nuestro Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador ha sido claro,  en rescatar nuestros principios, nuestros valores. Forjemos una nueva modernidad.

El teatro fue ejemplo, de corregir todo el carácter y espíritu de las costumbres humanas. Ruiz de Alarcón  en nuestro México, Calderón de la Barca en  España  y Moliere en la Francia de su época supieron corregir las costumbres de su tiempo.

Nuestro deber es rescatar y corregir dichas costumbres. El actor tiene que estar moralizado. Su dialogo tiene que ser entre líneas y directo. Es decir, se rescataría la retórica aristotélica. Esto es en cuanto al lenguaje y  el estilo del actor. Se establecería la belleza del uso de la antítesis y la metáfora, que los dramaturgos clásicos introducían en su época.

En cuanto a los temas, seria de un aporte más simbólico y espiritual. El personaje tiene que elevarse a un nivel alto.  La verdadera esencia del actor, es sentir el personaje,  y unir lo celestial con lo terrenal.

El renacer de la poética en el arte teatral es el deber de todos.  Si queremos cambiar y corregir  las costumbres.

Tenemos que  apoyar a todo actor y director que tenga la suma convicción de ver un nuevo renacimiento en el arte de nuestro México actual. Pero sobretodo; lo primero seria, rescatar los teatros abandonados y reconstruirlos para que se reactive la economía y ayudemos a fortalecerla, y  así, tengan los espacios abiertos para que actores y directores  presenten su obra teatral.

Por último, dejaría esta frase de Pierre Corneille.

“El arte debe gustar, pero también corregir”.  Así pensaban los dramaturgos clásicos del siglo XVII. Ellos proponían un tipo de arte sólido y crítico.

Post a Comment

You don't have permission to register